22 de Mayo = Harvey Milk’s Day

Creo recordar que yo aún no había nacido (me quiere sonar una fecha al rededor de 1985), cuando Harvey Milk fue injustamente asesinado por un contrincante político (cuyo nombre no voy a mencionar para no honrarle, ni recordarlo más allá que como un criminal).

Me duele sinceramente tener señalado este día en el calendario, y no porque Milk no lo mereciese (creo que dejé claro en ESTA ENTRADA (de mi otro blog) que estoy completamente rendida a la labor y lucha que este hombre mantuvo durante su medio siglo de vida), pero no debería haber sido por la razón que determinó este día; no por una muerte prematura y provocada. No es justo.

A pesar de haberse mantenido en el armario durante casi toda su vida, pasados los cuarenta decidió hacerse activista a favor de la lucha por los derechos #LGTB. Para ello optó por presentarse para alcalde del distrito donde vivía (Castro), y fue a partir de entonces cuando no dejó a progresar en su objetivo por la igualdad de las minorías en la sociedad.

Es por ello que hoy le recordamos. Es por ello, que cada 22 de mayo se le rinde homenaje al menos acordándonos de él y de lo que consiguió en California, y a partir de ahí en todo el mundo.

Fue gracias a su figura por lo que me decidí a destruir mi armario porque, del mismo que él luchó por los derechos y el bienestar de miles de desconocidos de Castro y de todo el mundo, no me podía quedar de brazos cruzados, y aunque sé que poco va a poder hacer una chica de apenas 18 años, cada palabra cuenta, y cada intención por progresar es una pequeña barrera que se elimina dentro del miedo que puede llegar a causar el revelar nuestra verdad.

 

Harvey, durante los 10 años que empleó en la batalla política, hizo propios algunas frases o eslóganes que le representan. De todos, quiero destacar estos dos:

– Mi nombre es Harvey Milk, y vengo a reclutaros. (su primogénita y más sonada)

– Si una bala en mi cerebro, que destruya las puertas de todos los armarios.

– No se puede vivir solo de esperanza, pero sin esperanza no merece la pena vivir.

 

No llevó una vida nada fácil. Las personas con las que salió, menos una, todos terminaron suicidándose, pues no soportaron el peso que Milk llevaba encima, el tiempo y vida que dedicó a conseguir un sueño… que apenas puso saborear.

 

-DT-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s