“Mi Nombre es Harvey Milk”

 

“Mi nombre el Harvey Milk, y vengo a reclutaros.”


¿Sabes de esas tardes en las que entras en colapso y necesitas desconectar de cualquier modo? Estoy segura de que sí, y eso es lo que he tenido que he tenido que hacer esta tarde. Recurrí a la película Mi nombre es Harvey Milk, y me sirvió para reflexionar bastante.

No sé si la conoceréis, o sabéis de qué va su argumento. Está basada en la vida de Harvey; éste hombre era activista estadounidense, y fue el primer político abiertamente gay miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco. Tras varias candidaturas luchando por el liderazgo, resultó el candidato más votado para concejal del distrito de “Castro” -como él mismo nombró a las pocas manzanas que conformaron aquel pequeño barrio gay de apenas unas manzanas-, y cuando siquiera se había asentado y estabilizado todo, su mayor contrincante, Dan White, acabó con su vida atravesándole con cinco balas (joder, puedo precisar la localización exacta de cada disparo… pero… no sé… es doloroso…). Aquel día se formó una marcha en su memoria, y todos sabían que aquello, tanto lo que había conseguido como su muerte, marcaría la historia, que quedaría en la mente de todos. Y así fue.

 

Tras ver la película por… no recuerdo el número de veces que la habré podido ver a estas alturas. Pero esta vez ha removido algo en mi conciencia, algo que, a pesar de que siempre me hace reflexionar acerca de muchas cosas, no es como las demás veces.

Indagar en la historia que envuelve a la película, buscar toda la información que me ha sido posible, ponerme en el lugar de toda esa gente… ha hecho que quizá abra los ojos un poquito más -no sé si me estoy explicando bien-. Las personas que en ella aparecen -y cuando digo “en ella aparecen” no sólo me refiero a la película, sino a lo ocurrido en la vida real, a la gente que vivió aquello- lucharon, orgullosas de lo que eran, y con mayor o menor temor por las consecuencias, siguieron adelante para conseguir la meta que se habían propuesto: disponer de las mismas libertades y derechos que el resto de colectivos. Para ello arriesgaron cualquier cosa -Harvey sacrificó la relación que mantenía con su pareja de entonces por esa meta-, se defendieron cuando les atacaron, pero nunca dieron un paso atrás o se achantaron; siempre creyeron en ellos, y en los motivos que les llevaban a esa posición: eran personas, eran tan diferentes del resto como lo puede ser alguien que se decante por las gafas de pasta frente a las de montura descubierta.

 

Todo esto me ha surgido porque me consterno conmigo misma. Porque aún, y a pesar de que hace dos años que lo tengo claro, me sigo sintiendo culpable a veces por lo que soy; porque “no está bien” según alguien, y porque, a consecuencia del miedo que me produce su rechazo, o el decepcionarl@, me siento culpable de ser como soy.

Sé que algunos de los que estáis leyendo esto estaréis reprimiendo -si no lo habéis hecho ya- el impulso de pulsar la cruz roja y cerrar el blog. Del mismo modo que otr@s much@s seguís leyendo y pensando es normal sentir esto. O quién sabe qué puede estar pasando por esas mentezuelas… De lo que estoy segura es de que estoy orgullosa de lo que soy, pero no de cómo me siento por mi condición; y eso me crea mucha inseguridad ante cualquier cosa, pues es tal el sentimiento de inferioridad ante aquell@s que “lo hacen correctamente”…

Link de YouTube de un documental con los verdaderos testigos y amigos de Havery Milk, en conmemoración de lo sucedido y la relevancia de esta figura para con los derechos de las minorías: http://www.youtube.com/watch?v=6OBqz3K4Sm4

-DT-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Películas LGBT. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s